viernes. 19.08.2022
El tiempo

sin imagen

A pesar de ello, y a vueltas con esas lecturas relajadas a que invita la estación, he acometido estos días otras lecturas un poco más serias, al hilo de la actualidad y animado también del interés creciente por un autor (periodista y escritor) del tiempo de la República, defensor constante y convencido de ese intento democrático que iluminó por un instante nuestro horizonte histórico: hablo de Manuel Chaves Nogales, que murió en el exilio de Londres en 1944, en los estertores de la segunda guerra mundial.

A pesar de ello, y a vueltas con esas lecturas relajadas a que invita la estación, he acometido estos días otras lecturas un poco más serias, al hilo de la actualidad y animado también del interés creciente por un autor (periodista y escritor) del tiempo de la República, defensor constante y convencido de ese intento democrático que iluminó por un instante nuestro horizonte histórico: hablo de Manuel Chaves Nogales, que murió en el exilio de Londres en 1944, en los estertores de la segunda guerra mundial.

A pesar de ello, y a vueltas con esas lecturas relajadas a que invita la estación, he acometido estos días otras lecturas un poco más serias, al hilo de la actualidad y animado también del interés creciente por un autor (periodista y escritor) del tiempo de la República, defensor constante y convencido de ese intento democrático que iluminó por un instante nuestro horizonte histórico: hablo de Manuel Chaves Nogales, que murió en el exilio de Londres en 1944, en los estertores de la segunda guerra mundial.A pesar de ello, y a vueltas con esas lecturas relajadas a que invita la estación, he acometido estos días otras lecturas un poco más serias, al hilo de la actualidad y animado también del interés creciente por un autor (periodista y escritor) del tiempo de la República, defensor constante y convencido de ese intento democrático que iluminó por un instante nuestro horizonte histórico: hablo de Manuel Chaves Nogales, que murió en el exilio de Londres en 1944, en los estertores de la segunda guerra mundial.

Comentarios